Todo sobre Aminoácidos y Proteínas

Ya conocemos los alimentos que nos pueden proporcionar los aminoácidos esenciales. En este apartado explicaremos como el organismo los absorbe y emplea.

¿Cómo se absorben las proteínas?

Las proteínas, una vez que llegan al estómago, comienzan a degradarse por la acción de los jugos gástricos y se rompen en partes mucho más pequeñas.

Estos “trozos” de proteínas pasan al intestino delgado, donde se mezclan con los jugos intestinales que contienen una serie de moléculas, denominadas enzimas, que van a continuar rompiendo la proteína en partes mucho más pequeñas, hasta que se obtienen moléculas compuestas por dos o tres aminoácidos o aminoácidos libres.

La mucosa que recubre al intestino tiene unos mecanismos por los cuales introduce estos aminoácidos o moléculas en su interior, donde acaban de romperse por completo liberando los aminoácidos.

Los aminoácidos, en este punto, pueden:

1. Quedarse en el interior de las células del intestino para sintetizar nuevas estructuras.

2. Emplearse para producir energía.

 

3. Salir a la sangre para llegar al hígado.

Una vez en el hígado, más de la mitad se eliminarán o se convertirán en glucosa mediante una serie de reacciones químicas. Aproximadamente un 20% se quedarán en el hígado formando las proteínas hepáticas, que tienen una función de reserva por si fueran necesarias. Un 5 % más o menos se transformarán en proteínas plasmáticas, que como su nombre indica pasarán al plasma sanguíneo y funcionaran como vehículos que transportan otras sustancias. El resto de los aminoácidos saldrán a la sangre para llegar a todos los rincones del organismo donde serán utilizadas según las necesidades.

Generalmente todas las proteínas que ingerimos se absorben, ya que el límite está en 2 gramos por kilogramo de peso al día, casi tres veces más de lo habitual. Si se consumieran más podrían producirse problemas en los riñones y en el hígado.

¿Qué ocurre si no se aportan suficientes proteínas?

La falta de aporte de proteínas en la dieta es una situación que se da frecuentemente en los países pobres por la dificultad que existe para mantener una dieta adecuada a las necesidades.

Las principales consecuencias que esto para el organismo se dan sobre todo durante el desarrollo, donde los niños limitan su crecimiento y además pueden sufrir algún grado de disminución de las capacidades intelectuales. De manera general un déficit de proteínas cursa con un retraso en la curación de heridas, debilidad del sistema inmunológico, debilidad, cansancio o disminución de la masa muscular, entre otros.

En los países desarrollados esta situación suele ser rara y se da sobre todo en personas que no llevan una dieta equilibrada y adecuada para su grado de actividad, en algunas situaciones relacionadas con la pobreza, en personas aquejadas de enfermedades como el cáncer o quemaduras graves y en personas que hacen dietas de adelgazamiento de manera errónea.

¿Qué son los suplementos proteicos?

Son preparados compuestos de proteínas que permiten aportar una gran cantidad de éstas. Se emplean en aquellos casos en los que el consumo por vía oral de proteínas es insuficiente para los requerimientos del cuerpo, como puede ser en el caso de la cicatrización de grandes heridas y en los pacientes con quemaduras graves. También se suelen emplear en los casos en los que los requerimientos de energía del cuerpo son muy elevados y éste utiliza las fibras musculares como fuente energética, como puede ser el caso de algunos deportistas.

¿Qué tipos de suplementos proteínicos existen?

La forma de presentación más habitual de estos productos es en polvo, en barras o en batidos y pueden estar formados por proteínas de origen animal, como la del suero de la leche, o de origen vegetal, como la de la soja. También existen preparados en forma de cápsulas que contienen aminoácidos.

¿Cómo se han de usar estos suplementos?

A la hora de comenzar a tomar suplementos de proteínas es necesario consultar con un nutricionista que nos oriente sobre la manera más adecuada de llevarlo a cabo. Hay que tener presente que cada persona es un mundo y puede requerir unas necesidades distintas.

Existe el riesgo de que se produzcan complicaciones en el hígado y en los riñones por un consumo excesivo de proteínas, además de que este tipo de suplementos están totalmente contraindicados en personas con enfermedades en estos órganos.

Si se emplean los suplementos proteicos, es necesario aumentar la cantidad de calorías de la dieta, ya que si no se hace las proteínas que tomamos se utilizaran para obtener energía y no para crear masa muscular, que es el objetivo.

Aunque ya hemos comentado que ha de ser individualizado y supervisado por un profesional, la mayoría de estos suplementos se suelen tomar dos veces al día, disolviendo la cantidad recomendada por cada fabricante en unos 300 mililitros de agua (salvo otra especificación).

En el caso de los deportistas, se recomienda que una de las tomas coincida con el entrenamiento, sobre todo en las etapas previas a una competición.

¿Es necesario tomar vitaminas?

La función de las vitaminas en el organismo está orientada, principalmente,  a favorecer las reacciones del metabolismo para que estas se lleven a cabo de la manera más eficiente posible. 

Algunas de ellas están muy estrechamente relacionadas con las proteínas, como es el caso de la vitamina C, fundamental en la síntesis de colágeno (proteína que forma parte de los tendones y articulaciones, por ejemplo) o de las vitaminas del grupo B, que intervienen directamente en el uso de las proteínas como fuente de energía durante el ejercicio y en la creación de nuevo tejido muscular.

La cantidad de vitaminas necesaria en la dieta es muy pequeña. Generalmente con la cantidad habitual que se encuentra en los alimentos es suficiente, pero si se aumenta el consumo de proteínas puede ser necesario aumentar del mismo modo el de determinadas vitaminas para mejorar el rendimiento de las primeras en el metabolismo celular.

Por ello, es recomendable acudir a un especialista en nutrición que nos oriente sobre el tipo y cantidad de vitaminas a emplear, ya que pueden ser tóxicas en grandes cantidades.

 

comments powered by Disqus