Todo sobre Aminoácidos No Esenciales


La función más importante del ADN es la de contener en su estructura la información necesaria para que las células, por determinados mecanismos, creen aminoácidos. 


En el caso del ser humano, a partir de nuestro ADN se pueden sintetizar diez aminoácidos diferentes, por lo que no es necesario incluirlos en la dieta. De ahí que reciban el nombre de aminoácidos no esenciales. Estos son:



1. Alanina:
 La glucosa es la principal fuente de energía del organismo y aunque se puedan emplear los ácidos grasos y las proteínas con este fin, hay algunos órganos como los músculos o el cerebro que solo funcionan correctamente y sin efectos secundarios empleando el azúcar como fuente energética. 


La alanina es un aminoácido esencial para que esto sea posible. Además contribuye a mantener el sistema inmune y la próstata en buenas condiciones, por lo que su ausencia puede influir en la aparición de infecciones o en alteraciones de la glándula protática, por ejemplo.

2. Prolina: La función más importante de este aminoácido es participar en la síntesis de colágeno, que es la proteína que otorga a las estructuras del cuerpo humano la capacidad de resistir los estiramientos. Se encuentra fundamentalmente en la piel, tendones, ligamentos, huesos y músculos, aunque aparece en prácticamente todas las estructuras del cuerpo humano.

Si no existen en el organismo las cantidades adecuadas de Prolina pueden surgir alteraciones en las articulaciones, retrasos en la cicatrización de heridas e incluso problemas cardiovasculares, ya que el colágeno es un componente muy importante de la pared de los vasos sanguíneos.


3. Glicina:
Este aminoácido actúa como un neurotransmisor en el sistema nervioso, sobre todo en la médula espinal, ayudando a controlar los movimientos de los músculos. Además, interviene en la elaboración de los sistemas de defensa del organismo y en el mantenimiento del tejido muscular.

Su ausencia puede provocar alteraciones en los movimientos musculares, provocando contracciones muy intensas o incapacidad para realizar movimientos precisos.


4. Serina:
Este aminoácido intervienen en muchos aspectos distintos del funcionamiento del cuerpo. Sobre el sistema nervioso, contribuye a sintetizar una sustancia, la mielina, que hace posible que las células nerviosas se comuniquen entre sí.

Interviene en el sistema inmunitario creando anticuerpos y sobre las células, permitiendo que el ADN realice su función. Además, es un componente indispensable para que el metabolismo de las grasas y las proteínas se lleve a cabo. Todas estas funciones es verán comprometidas en mayor o menor medida si falta Serina en el organismo.


5. Cisteína:
Posee varias funciones. La principal es su acción como antioxidante, lo que contribuye a proteger casi todos los órganos del cuerpo, tales como el hígado, el intestino o las articulaciones. Además, ayuda a eliminar la mucosidad de las vías respiratorias dada su función de volver esta sustancia menos viscosa. Además, se considera que produce un retraso en el envejecimiento. Su ausencia provoca que su función protectora no se lleve a cabo, aumentando el deterioro que sufren las estructuras orgánicas y facilitando la aparición de enfermedades.


6. Asparagina:
La función principal de este aminoácido está relacionada con el sistema nervioso central, ya que además de ser una pieza clave del metabolismo de las células nerviosas es un elemento indispensable en la formación de uno de los principales neurotransmisores de nuestro organismo, llamado GABA (ácido gamma aminobutírico) y que está implicado en la relajación y sedación. También es importante en el desarrollo porque está muy implicado en la síntesis de proteínas y del amoniaco. Si no existen niveles adecuados de este aminoácido van a verse afectadas casi todas las funciones cerebrales, incluyendo la memoria.


7. Glutamina:
Es la principal fuente de nitrógeno para el metabolismo de las células y ayuda a eliminar el exceso de amoniaco. Posee también una función limpiadora del exceso de ácido láctico en los músculos, siendo este ácido el responsable de las agujetas, por lo que se le da mucha importancia en el mundo del deporte.

Además, tiene cierta función protectora sobre el estómago, mejorando su funcionamiento y previniendo las temidas úlceras. Si falta en el organismo se van a producir sobre todo trastornos musculares.


8. Tirosina:
Este aminoácido tiene una importante función hormonal, ya que se usa en la glándula tiroides, en la hipófisis o en las glándulas suprarrenales produciendo adrenalina. También contribuye a formar neurotransmisores como la dopamina, que alivian los estados de depresión y ayudan a mejorar la memoria.

Además participa en la síntesis de melatonina, que es la sustancia que permite que la piel oscurezca su color al exponerse al sol. Si no se sintetiza suficiente tirosina aparecen enfermedades como el hipotiroidismo, la enfermedad de Parkinson, alergias o la aparición en la piel de zonas con distinto color.


9. Ácido aspártico:
Entre sus funciones se encuentra la de colaborar junto a otros elementos en la limpieza de las  sustancias tóxicas de la sangre, en especial del amoniaco, protegiendo de esta manera al organismo. Además actúa como un neurotransmisor en el sistema nervioso y participa en los procesos de renovación de las células y tejidos.


10. Ácido glutámico:
Es uno de los aminoácidos más implicados en el metabolismo, interviniendo en el mantenimiento y crecimiento de las células de prácticamente todos los tejidos del organismo, sobre todo a nivel del aparato digestivo. Entre sus otras funciones, ayuda a mejorar el rendimiento de las funciones intelectuales.

comments powered by Disqus