Todo sobre los Aminoácidos Esenciales

Como ya se ha mencionado anteriormente, se denominan esenciales porque es vital incorporarlos a la dieta para poder sintetizar las proteínas que nuestro cuerpo requiere para su correcto funcionamiento. Además, cada uno de ellos tiene funciones determinadas para el organismo.

1. Valina: Es un aminoácido que forma una parte esencial de los músculos, no solo en la formación de las fibras musculares sino que también puede servirlos como fuente de energía si entra en el metabolismo de sus células.

Además, interviene en el correcto funcionamiento del sistema nervioso, siendo considerado como un estimulante con propiedades antiestrés y antidepresivas También participa en la reparación de los tejidos dañados. Una enfermedad relacionada con la Valina es la anemia falciforme, en la que se producen unos glóbulos rojos modificados que no pueden cumplir su función de manera apropiada.


2. Leucina:
 Esta molécula se encuentra principalmente en los músculos, en el hígado y en las acumulaciones de grasa del cuerpo, donde se emplea para crear unas moléculas derivadas de los ácidos grasos, los esteroles, y que son parte fundamental de ciertas hormonas como puede ser el caso de las hormonas sexuales.

Por su acción sobre las grasas, la leucina ayuda a controlar el metabolismo de los azúcares y sus niveles en el organismo. También tiene un efecto protector sobre los músculos, previniendo que se debiliten. Si no se incluye en la dieta es más fácil que se produzcan lesiones en el hígado y en los músculos, además de un aumento de azúcar en la sangre, lo cual puede acabar derivando en diabetes.


3. Treonina:
Este aminoácido está estrechamente relacionado con el aparato digestivo, ya que favorece la digestión y el funcionamiento del hígado, ayudando a absorber los nutrientes de los alimentos  y protege al tracto intestinal y ayuda al hígado a eliminar los productos de deshecho.

Además, contribuye a formar sustancias imprescindibles como el colágeno y la elastina de las articulaciones o el esmalte dental. Si no se incluye en la dieta es posible que aparezcan infecciones intestinales, enfermedades hepáticas y casos de desnutrición, por ejemplo, al no absorberse correctamente los nutrientes.


4. Lisina:
Además de intervenir en la síntesis de gran número de proteínas, la lisina es una molécula fundamental en el desarrollo y crecimiento debido a su papel en la absorción de calcio y en la formación de las fibras musculares y en la síntesis de colágeno.

También participa en los procesos de producción de hormonas y adquiere un papel importante en la defensa del organismo, ya que es imprescindible para la formación de enzimas y anticuerpos, así como en la reparación de los tejidos dañados. También participa en el metabolismo de los ácidos grasos.

Su ausencia de la dieta puede provocar alteraciones en el sistema inmunitario, anemia y problemas de crecimiento.


5. Triptófano:
El triptófano es uno de los aminoácidos más importantes, ya que es fundamental para poder sintetizar uno de los neurotransmisores del organismo, la serotonina, responsable entre otras cosas de ayudar en el control de la ira, la ansiedad, el apetito, la agresividad o la sexualidad. De hecho se considera por su acción como un antidepresivo natural y su ausencia puede provocar estados depresivos o de ansiedad.

Cabe destacar que la ausencia de triptófano en la dieta puede cursar con obesidad, ya que una de las funciones de la serotonina es controlar el comportamiento compulsivo ante la comida.


6. Histidina:
Este aminoácido se encuentra principalmente en los glóbulos rojos y tiene un papel fundamental en la formación de otra molécula llamada histamina, que es la responsable de las alergias y la inflamación.

Además tiene la capacidad de aumentar el calibre de los vasos sanguíneos, por lo que ayuda a controlar los niveles de la presión arterial. Es también un elemento imprescindible en la formación de las neuronas y en la correcta transmisión del impulso nervioso. La falta de Histidina en la dieta se asocia generalmente a trastornos del sistema inmunitario del organismo.


7. Fenilalanina:
Tiene un papel fundamental en la regulación de las funciones corporales, ya que a partir de ella se sintetizan algunas hormonas como la hormona del crecimiento o la vasopresina, que ayuda a controlar la cantidad de líquido del organismo y la tensión arterial. También ayuda a mantener el ritmo cardíaco.

Se la ha relacionado con la producción de ciertas sustancias estimulantes del desarrollo y funcionamiento del cerebro, como la dopamina; así como en la síntesis de endorfinas, que son unas moléculas que libera el organismo ante situaciones de dolor o ansiedad y que actúan como analgésicos y antidepresivos. Si hay carencia de fenilalanina en la dieta, sobre todo en la infancia, se produce un retraso en el desarrollo del sistema nervioso central, pudiendo causar retraso mental. 


8. Isoleucina:
La composición de este aminoácido es igual que el de la Leucina, pero tiene propiedades diferentes porque sus átomos están colocados de otra manera. Interviene en varios procesos del organismo, pero principalmente destaca por colaborar en mantener los niveles de azúcar dentro de los límites adecuados y por su papel en la regeneración de los tejidos lesionados.

Además, ayuda a los músculos a recuperarse tras el ejercicio físico intenso. Si no se incluye en la dieta se pueden producir trastornos en el desarrollo de los músculos o elevaciones en los niveles de glucosa en sangre.


9. Arginina:
Sus funciones están relacionadas sobre todo con la producción de hormonas y el sistema inmunitario, además de participar en la formación y reparación de los tejidos.

Además, ayuda a proteger el corazón y los vasos sanguíneos ya que ayuda a controlar los niveles de colesterol y contribuye a eliminar el exceso de amoniaco del cuerpo. Su ausencia de la dieta puede favorecer la aparición de arterioesclerosis, una enfermedad por la cual los vasos sanguíneos se obstruyen porque el colesterol se acumula en ellos, lo cual puede derivar en infartos o trombosis.


10. Metionina:
Su principal característica es que es uno de los dos aminoácidos, junto a la acetilcisteina, que aportan azufre al organismo, imprescindible para determinados procesos del metabolismo y para la formación de algunos tejidos, como la piel.

Además, está implicado en el metabolismo de las grasas, incluyendo al colesterol, lo que ayuda a proteger el sistema circulatorio.

comments powered by Disqus